REJUVENECIMIENTO FACIAL


tratamiento rejuvenecimiento facial

CONTACTO

El tratamiento con IPL para el rejuvenecimiento facial ofrece una gran mejoría para la calidad de la piel al tiempo que elimina manchas e irregularidades. El envejecimiento del rostro se debe en gran parte al efecto acumulado a lo largo de los años de la luz ultravioleta, del estrés o del consumo de alcohol y tabaco y se manifiesta en forma de cambios de la coloración en la piel, manchas oscuras o léntigos, rojeces, lesiones vasculares, amarilleamento, dilatación del poro e irregularidades de la pigmentación cutánea, pérdida del tono y arrugas. Hasta la aparición de este tipo de tratamientos, era necesario resolver cada uno de estos problemas estéticos por separado, con los procedimientos cosméticos o los láseres existentes.

Sin embargo, actualmente, nuestros pacientes demandan cada vez más tratamientos poco agresivos que permiten incorporarse al trabajo en el mismo día, pero por supuesto que sean muy eficaces. El IPL es un moderno sistema de rejuvenecimiento facial que emite un haz de luz similar a la del láser pero mucho más versátil ya que puede modificarse según el tipo de problema a eliminar, su profundidad y la piel de la paciente. El foto-rejuvenecimiento con IPL trata a la vez toda la superficie de la cara, manos, escote, en lugar de hacer sesiones por separado para cada zona aislada del rostro o para cada imperfección cutánea específica. De esta forma se consigue un resultado más uniforme y un aspecto más fresco y juvenil.

Ventajas del fotorejuvenecimiento con IPL

El tratamiento con IPL ofrece un rejuvenecimiento global en todo el rostro de manera uniforme. Esta técnica se ha convertido en uno de los tratamientos estéticos con mayor demanda debido a los muchos problemas que puede combatir en cada sesión:

  • Es posible realizar el fotorejuvenecimiento de rostro, cuello, manos y escote en cada sesión.
  • El tratamiento completo consiste en alrededor de 3-4 sesiones en cada una de las cuales se marcan unos objetivos. Por ejemplo, las primeras sesiones se centran en la eliminación de lentigos y rojeces y en las últimas se estimula el colágeno dérmico para minimizar el poro y dar firmeza a la piel. Cada sesión tiene una duración de unos 20 minutos y deben aplicarse cada 4 o 4 semanas.
  • La gran ventaja de este sistema es la rápida recuperación y que resulta totalmente indoloro. El paciente, al salir de consulta después de realizarse una sesión de IPL, puede notar únicamente una sensación de calor y la piel enrojecida pero permite aplicar maquillaje. Una vez en casa, el paciente deberá aplicarse el tratamiento específico que el dermatólogo o médico le haya aconsejado para prevenir el envejecimiento.
  • Es aconsejable utilizar un protector o filtro solar para evitar el bronceado mientras dure el tratamiento.
  • El fotorejuvenecimiento con IPL puede combinarse con otras técnicas poco agresivas y que no precisan hospitalización, como los rellenos faciales o la toxina botulínica para el tratamiento de las arrugas de expresión.